Banner
Chau “Rolo”, Gracias por todo
Escrito por Javier Velazco    Jueves, 23 de Noviembre de 2017 17:07    PDF Imprimir E-mail

Y se fue nomas, porque en la tarde del miércoles 22 de Noviembre llegó el final de Rolando Rojas en su etapa como futbolista, el goleador colgó los botines.

 

Antes del partido final ante Independiente de Fontana, el goleador expresaba que parecía ayer que había debutado en primera división, pero pasaron veintiún años desde que piso por primera vez un campo de juego para jugar entre los grandes siendo todavía un pibe.

 

Rolando Rojas nació en la capital formoseña el 1º de Marzo de 1.978, y en el futbol infantil dio sus primeros pasos en San Juan Bautista y en Escuela de Fútbol que funcionaba en la Iglesia Don Bosco bajo las órdenes de José Da Luz.

 

Cuando le llegó la edad de integrarse a las divisiones inferiores comenzó en 1º de Mayo y también jugó en el desaparecido Sastre Sport y sus buenas actuaciones lo llevaron a sumarse a las filas de Sportivo Luqueño de Paraguay, tras su paso por el fútbol paraguayo y a la edad de 18 años debutó primera división en el también desaparecido Atlético Formosa donde fue campeón de Primera “A” en 1.996.

 

Tras destacarse en la Selección de Formosa jugando los viejos provinciales de selecciones, pasó a Fontana donde volvió a cumplir con su cuota goleadora y en 1.999 fue campeón en Primera “B”, tiempo después jugó en San Martín, Defensores de Formosa, Sol de América, San José Obrero, Chacra 8, Quilmes 2 Abril, Inter de Barrio Obrero, Junior, Villa Jardín y su amado 1º de Mayo.

 

Disputó varios Torneos Argentino “B” con San Martín, 1º de Mayo, Defensores de Formosa, 13 de Junior, San José Obrero y Chacra 8, pero una de los capítulos más emotivos de su carrera fue en el año 2.006 donde volvió a la actividad tras dos años ausente por una grave lesión y fue campeón de la Primera “B” con 1º de Mayo.

 

Pero el mutuo amor entre el “9” y el “Portuario” quedó grabado a fuego que incluso lleva tatuado en su piel el escudo azulgrana, con la institución de Villa Hermosa fue además de campeón de Primera “B” en 2.006 y 2.014, Torneo Federativo y Primera “A” 2.015, y Subcampeón del Torneo Federal “C” 2.017 y Primera “A” del mismo año.

 

Fue un delantero electrizante, gambeteador en velocidad, un gran definidor, vivaz y escurridizo, uno de las grandes apariciones de los últimos tiempos del fútbol formoseño que era temible por los arqueros que le tocaba enfrentar, también se dio el gusto de compartir equipo con sus hermanos Diego y Fernando.

 

De joven el amor tocó a su puerta y decidió formar su familia con Diana y fruto de ese amor nació Florencia, en sus tiempos libres y en compañía de su papá “Torcha” disfrutaba de la pesca.

 

Rolando Rojas dijo adiós y la familia de 1º de Mayo despidió con todos los honores a su hijo prodigo, y en la previa a la final ante Independiente de Fontana la dirigencia del “Portuario” encabezada por Miguel Medina y Félix “Tano” Mareco le entrego una plaqueta por su incondicional amor a los colores del elenco de Villa Hermosa.

 

Se fue Rolando Rojas y colgó los botines, el futbol de Formosa lo va a extrañar y los arqueros van a descansar, Chau “Rolo” y Gracias por todo.

 

Actualizado ( Viernes, 24 de Noviembre de 2017 11:21 )